jueves, 3 de diciembre de 2015

Vivir sin empleo ni dinero

Aunque parezca prácticamente imposible, en la lista de referencias que puedes encontrar en la columna lateral del blog, aparecen las siguientes webs:


Allí, encontrarás numerosas sugerencias para acercarte al título de este artículo.

A raíz de la mal llamada crisis económica (prefiero llamarla estafa), muchas iniciativas que se consideraban marginales están saliendo a la luz como formas complementarias o alternativas de vida para cada vez más gente.

En algunos barrios, están surgiendo nodos de autogestión que ya están teniendo algunos resultados.

Quien más y quien menos tiene referencia de algún huerto urbano, centro social o similar que hasta hace poco eran mirados con recelo; pero que en algunas ciudades, empiezan a formar parte del mapa social que apoya sus ayuntamientos.

Sería una forma de recuperar el procomún por el que se regían algunas zonas agrícolas hace bastante tiempo.




A falta de dinero, la confianza o la reputación se convierte en la garantía de las nuevas transacciones.

Actualmente, estoy haciendo este MOOC:


En él, podrás ver algunos ejemplos de economía colaborativa en los que no participa el dinero. Entre ellos, los bancos de tiempo.

Pero tal vez, sea la comida donde esto se pueda ver con más claridad. Iniciativas como FoodSharing están tomando fuerza en España.




Este modesto blog va a colaborar al proceso con un Banco Bloguero. Es un banco de tiempo para blogueros y blogueras que puedes localizar en una de las pestañas superiores de este blog.


Si te ha gustado el artículo, compártelo en las redes.